Angastaco

«Verde, arena y vino» 

Ubicación: Valle Calchaquí (en Salta). Pertenece al Departamento de San Carlos 

Ruta de acceso: Nacional Nº 40 – enripiada 

Altura: 1.990 m.s.n.m., 

Clima: Seco y árido – Días soleados en general 

Distancia desde Salta por Cafayate: 261 km. 
Desde Salta por Cachi: 245 km 
Desde Cafayate: 70 km. 

Economía de la zona: vid, vino; cereales, frutales. Especias: pimentón, anís y comino. 

Angastaco está situado en plena serranía, en un valle, surcado por el río del mismo nombre, que cruza junto al pueblo después de nacer en Pucará, echando sus aguas más adelante en el Río Calchaquí. Llama la atención de este lugar, el contraste entre el verde intenso de los cultivos y el suelo arenoso de los valles.
 
Desde mediados del Siglo XVIII las parcialidades indígenas asentadas en la localidad de Angastaco dependían de la Misión Franciscana del Rosario de Calchaquí, ubicada en el paraje de San Isidro, cercana a Cafayate. 

Hacia el 1.800 se erige la Capilla del Carmen, en una finca , que en la actualidad pertenece a la familia Miralpeix. Luego se construye una iglesia a unos 5 km. en donde se fue desarrollando el pueblo actual debido a la creciente industria vitivinícola de la época. Allí se instaló una florenciente bodega , hacia mediados del 1.900. 

El pueblo tiene una trazado muy irregular debido a los médanos y fuertes quiebres topográficos. 

Las casas de adobe con galerías externas, de techos de torta y frentes blanqueados, se suceden a lo largo de 2 o 3 km, bajo un cielo limpio azul, cerros y planicies desnudos y áridos, junto al verde brillante de los predios intensamente cultivados. 

Su riqueza es el cultivo de la vid, que fuera traída por los jesuitas desde Chile, quienes aproveharon las antiguas formas de riego utilizadas por los nativos. 

Este pueblo «de la aguada del alto», según su traducción en lengua kakana, rememora las crónicas de las resistencias de los indígenas especialemente de Juan Calchaquí, y luego del falso inca «Pedro Bohorquez», cuyo lugar de residencia fuera el actual yacimiento arqueológico de Pucará de Angastaco. 

Así también la trágica historia del Fuerte de Tacuil, muy similar a la de Masada, donde luego de resistir hasta las últimas consecuencias, sus pobladores indígenas, antes de someterse a servir al invasor , se arrojaban al vacío de aquellas montañas, ante la mirada impávida del español. 

¿Qué se puede hacer? 

  • Cabalgatas y caminatas por la zona.
  • Visitar el Fuerte de Tacuil con un vaqueano de la zona. 
  • Para Viernes Santo: Vía Crucis viviente.
  • Fiesta Patronal: 8 de diciembre en Honor a la Virgen del Valle.