Platería salteña

En América desde los tiempos remotos el oro y la plata simbolizaron deidades primigenias de mitos cosmogónicos; así, los pueblos andinos consideraban a su señor principal (Inca), descendiente del Inti – (el sol) y relacionado con Pachacamac (la luna).

Esta ciudad emblemática de los metales preciosos conformaron un sinnúmero de leyendas que, con la llegada de los europeos, se extendió a lo largo del continente, incitando la codicia de estos tras las búsquedas utópicos de El Dorado, la Ciudad de los Cesares y las tierras del Rey Blanco.
El descubrimiento de los yacimientos Argentiferos en Potosí, en 1545, transformo en realidad las leyendas y ensoñaciones de los españoles: el hallazgo de las fabulosas riquezas que buscaron con tanto ahínco. Mas de doscientas bocas permitían la extracción del codiciado metal que permitían el enriquecimiento de los patrones de minas, la sociedad virreynal y fundamentalmente la corona española.

El fabuloso hallazgo movilizo a plateros, patronos de recuas de mulas – para el transporte de la plata hasta Cartagena de Indias y otras ciudades sudamericanas- y aventureros, que procuraban mayor prosperidad: el comercio de los metales se extendió por numerosos caminos que unieron Potosí con los principales centros urbanos.

Los orfebres europeos, mestizos e indígenas, se establecieron en las ciudades principales, poblaciones pequeñas, o itinerantes en busca de clientela que contratara sus servicios.
Durante las dos centurias siguientes al inicio de la explotación, los encargos crecieron inusitadamente: iglesias, conventos, autoridades, cofradías y particulares, requirieron los servicios de los orfebres, permitiendo a los talleres la incorporación de aprendices, que se formaron bajo la tutela de maestros, y que a su vez, transmitieron el conocimiento a generaciones posteriores. El arte de la platería, entonces, transferido de padres a hijos, de maestros a discípulos y alumnos, hizo posible una historia de la orfebrería que llega hasta nuestros días con el afán de continuidad.

Lic. Marta Sánchez
Jefe Departamento Museología
Museo de Arte hispanoamericano “Isaac Fernández Blanco”